Buscar

MIENTRAS TANTO EN EL MAR: TSUNAMIS

El 13 de octubre es el día internacional para la Reducción de Riesgos de Desastres. Como todos sabemos, los desastres naturales es algo que pocas veces podamos controlar. Llega un punto en el que el planeta no puede más y nosotros debemos respetárselo. No obstante, sí que podamos colaborar en su reducción.


En el mar, los desastres naturales se ven traducidos en olas gigantes de gran energía y de tamaño variable que se producen cuando se desplaza verticalmente una gran masa de agua, también conocidas como tsunamis. A lo largo de la historia, tenemos muchos ejemplos de tsunamis que han acabado con miles de vida y arrasado con cientos de quilómetros. Afortunadamente, un tsunami no se produce con mucha frecuencia, sin embargo, el calentamiento global provoca estos desastres cada vez con más asiduidad.

"Nuestra investigación muestra que el aumento del nivel del mar incrementa significativamente el peligro de tsunami, ello significa que tsunamis más pequeños en el futuro podrán tener los mismos impactos adversos que los grandes tsunamis de hoy”, dijo DW Robert Weiss, profesor asociado del departamento de Geociencias en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, EE. UU.

Según el informe presentado por el Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático: “Las temperaturas aumentarían en un 1,5 grados celsius entre 2030 y 2052 si el calentamiento global sigue el ritmo actual y si el mundo no toma medidas rápidas y sin precedentes para frenar el incremento”. El calentamiento global está detrás del retroceso y adelgazamiento de los glaciares, que, entre otras cosas, fijan la tierra para evitar movimientos sísmicos. La pérdida de glaciares hace que las profundidades se vuelvan más inestables y aumente el nivel del mar, una subida de medio metro duplica el riesgo de tsunamis.

Además, los tsunamis suelen producirse en zonas rurales y subdesarrolladas. La falta de recursos y la inestabilidad arquitectónica de las zonas afectadas ha provocado grandes olas migratorias. Más de 23 millones de personas fueron desplazadas por desastres climáticos extremos solo en 2016. Es probable que otros 140 millones de personas sean desplazadas como resultado del cambio climático para 2050.


Como podemos ver, el cambio climático esta directamente relacionado con la frecuencia y la intensidad de los tsunamis. Estos pueden provocar grandes daños y ya depende de nosotros que queramos controlarlos o no. Nuestras acciones pueden tener consecuencias devastadoras en la otra punta del mundo, desde Blue Carbon queremos colaborar en su reducción.


3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo