Buscar

MIENTRAS TANTO EN EL MAR: POBLACIONES EN RIESGO AMBIENTAL

Sabemos que el cambio climático afecta a muchas partes del planeta. La mayor parte de los ecosistemas, así como un gran porcentaje de la fauna se deterioran a medida que la emergencia climática empeora. Sin embargo, y aunque la culpa del cambio climático la tengamos los humanos, también debemos lidiar con las consecuencias de nuestros actos constantemente. Especialmente las poblaciones más vulnerables.



Los riesgos ambientales constituyen unas de las principales limitaciones del desarrollo humano. Tal y como hemos visto en otras publicaciones, el cambio climático supone amenazas potencialmente destructivas para las sociedades, así como afectaciones al grado de exposición de la población. Estas amenazas no suponen el mismo daño para toda la población, a mayor desigualdad y pobreza mayor es el riesgo medioambiental. Experiencias recientes en países de desarrollo demuestran que una catástrofe en un país subdesarrollado supone un problema a pequeña escala en un territorio con recursos. Como vemos, incluso el cambio climático se mueve por intereses monetarios: la crisis económica puede polarizar aun más el riesgo de exposición medioambiental de las poblaciones.


Estas diferencias están directamente relacionadas con el concepto de resiliencia social, que es la capacidad comunitaria de encarar una adversidad, de salir de ella conservando su estabilidad organizativa, de desarrollar la capacidad social de aprender de la misma y de gestionar el cambio de algunas condiciones de riesgo y vulnerabilidad. Todas estas cuestiones medioambientales se traducen en: inundaciones periódicas y sus consecuencias sobre las áreas de asentamiento poblacional, contaminación hídrica y carencia de servicios de infraestructura, la deposición de los residuos sólidos y su impacto sobre los grupos con menor cobertura de servicios y en las fuentes de contaminación industrial. Pero sobretodo en la salud.


Según La Organización Mundial de la Salud se estima que entre un 13% y un 27% de la carga de enfermedad de los países podría prevenirse mejorando el medio ambiente. Los efectos son de mayor magnitud en poblaciones más vulnerables, en especial entre los más pobres.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo