Buscar

MIENTRAS TANTO EN EL MAR: EL DESHIELO

En el post de hoy, trataremos uno de los efectos más visibles del cambio climático: El deshielo. Entendemos por deshielo la fusión de las nieves y de los heleros, como consecuencia del aumento de las temperaturas en la primavera. Como vemos en esta definición, el deshielo siempre se ha asociado a la llegada de las estaciones más calurosas. Sin embargo, hoy en día encontramos su origen en la emergencia climática.


Actualmente, no hay sistema climático que se haya podido resistir a los efectos del de un fenómeno que ha derretido más de 9,6 billones de toneladas de hielo glacial en el mundo desde 1961, según estudio de la Universidad de Zurich de 2019. Además, y tal como señala el Fondo Mundial para Naturaleza, el deshielo amenaza con evaporar más de un tercio de los glaciares para 2100.


Hay indicios que señalan una relación entre la perdida de hielo y los patrones de circulación en la atmosfera. Según el informe de Green Peace “Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico”, el grosor del hielo ártico ha disminuido el 40% en los últimos 30 años y el nivel del mar ha aumentado 19 cm desde 1901. Además, por culpa de la subida de la temperatura media global ( 2ºC), los peores efectos del cambio climático empiezan a ser más tangibles.

Lo que tenemos claro es que la actividad humana es la principal culpable del aceleramiento del deshielo. Las principales causas son:

Todo esto se traduce es nefastas consecuencias para el planeta pero también para la sociedad. Las más importantes son: aumento del nivel del mar, impacto sobre el clima, desaparición de especies y menos agua dulce.


Como vemos, el deshielo no es algo que solo afecte a las especies que residen en climas polares, nos afecta a todos. Y ya va siendo hora de combatirlo.


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo