Buscar

MIENTRAS TANTO EN EL MAR: ARRECIFES DE CORAL

Famosos por su variedad de colores y por ser el hábitat de muchas especies, los arrecifes de coral son ecosistemas subacuáticos extraordinariamente diversos que se forman en las aguas cálidas, limpias y poco profundas de los mares tropicales. No son ni plantas ni rocas, de hecho, son animales de los que dependen hasta el 25% de las especies marinas.



Se calcula que, pese a que ocupan menos del 0,5% de la superficie oceánica, los arrecifes de coral son el hábitat de muchos animales y aunque la mayoría se encuentran en aguas cálidas, limpias y poco profundas, también los podemos encontrar en zonas más profundas y frías. La mayor concentración de los arrecifes se encuentra en el Océano pacífico y en el Mar Rojo.

Como muchas especies marinas, estos se encuentran en un momento de máxima vulnerabilidad. “Los arrecifes de coral están siendo hervidos vivos”, asegura Gabriel Grimsditch de la división de ecosistemas marinos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

En estos momentos se estima que un tercio de los arrecifes del mundo está en riesgo de desparecer o ya lo ha hecho. Y hasta un 70% podría tener el mismo destino hacia el 2030. Las causas son muchas, pero el cambio climático, la sobrepesca y la contaminación marina son las principales. Por un lado, el calentamiento del agua provoca la pérdida de muchas propiedades coralinas y, aunque cuando la subida de las temperaturas cesa el coral se puede recuperar, no se regenera a tiempo de salvar todo el coral debilitado.

Por otro lado, y tal como hemos visto antes, el coral vive en aguas poco profundas para poder recibir la luz solar, la contaminación aumenta la densidad del agua e imposibilita que el coral pueda hacer sus funciones vitales.

Dejando de un lado todas las especies en riesgo de extinción a partir de la degradación de los corales, tal y como pasa con la posidonia oceánica, su extinción también afecta a los humanos: Los corales nos proveen seguridad alimentaria a través de la pesca, nos protegen de inundaciones, generan ingresos gracias a los millones de turistas que viajan para apreciarlos y hasta son la materia prima de algunos medicamentos.

En Blue Carbon estamos concienciados con darle a los arrecifes una vida lo más larga posible. Y, aunque estos se sitúen en aguas lejanas, los corales resultan imprescindibles en el proceso de la retención de c02 y no podemos permitirnos su destrucción.


4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo