Buscar

MIENTRAS TANTO EN EL MAR: SAL MARINA Y CONTAMINACIÓN

La contaminación de los mares va más allá de playas llenas de residuos y paisajes maltratados por la presencia de plásticos y otros materiales. El agua es, probablemente el recurso más importante, y su estado tiene consecuencias en nuestro día a día. Como ya hemos expuesto en otros artículos del blog, los plásticos son injeridos por peces y posteriormente son consumidos por los humanos, lo que se traduce en que seamos nosotros los que finalmente acabemos injiriendo plásticos. Algo parecido pasa con la sal, en el post de hoy veremos las afectaciones que tiene la contaminación salina y su situación actual.




Según un estudio liderado por expertos de la Universidad Nacional de Incheon (Corea del Sur) y Greenpeace en Asia Oriental, más del 90% de las marcas de sal a nivel mundial contienen microplásticos. El estudio consistió en un análisis de 39 marcas de sal, y se concluyó que aquellas sales provenientes del mar son las que contienen los niveles más altos de plásticos.


“Necesitamos detener la contaminación plástica en su origen. Para la salud de las personas y nuestro entorno, es fundamental que las empresas reduzcan su dependencia de los plásticos desechables de inmediato“Señala Julio Barea, responsable de campaña de Greenpeace España. Ya en 2017 empezaron los primeros estudios sobre la relación entre la contaminación marina y sus sales. En estos se demostró que había 72 tipos de plásticos en ellas. Los plásticos más habituales eran los polímeros (41,6%), los pigmentos (23,6%), el carbón (5,55%) y otras partículas sin identificar (29,1%).


A nivel nacional, también se han hecho estudios de las salinas españolas. Según un estudio de la universidad de Alicante, todas las sales procedentes del las costas de España están contaminadas. Los niveles oscilan entre 60 a 280 micropartículas por kilo de sal, en su mayoría tereftalato de polietileno (PET 83,3% del total), polipropileno (PP 6,7%) y polietileno (PE 3,3%). Solo teniendo en cuenta la sal, el estudio sostiene que con una ingesta de 5 gramos diarios (tal y como recomienda la OMS aunque en España sea mucho más), una persona comería cada año 510 micropartículas plásticas en España, cantidad a la que habría que sumar cientos de otras micropartículas que se ingieren a partir de otros alimentos como el pescado.


Como vemos, la contaminación de los plásticos va más allá de una sobre saturación, si no que de alguna manera también acaban afectando a nuestra salud. No somos conscientes de lo que supone una botella en el mar y esto debe cambiar. Únete a Blue Carbon y conciénciate.

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo