Buscar

MIENTRAS TANTO EN EL MAR: ECONOMÍA CIRCULAR

En el post de hoy trataremos el concepto de la economía circular. Un concepto que ya lleva tiempo en el vocabulario medioambiental y que se espera implantar lo antes posible.


La economía circular se define como la intersección de los aspectos ambientales, económicos y sociales. Entre todos sus beneficios, destacamos su capacidad para solucionar uno de los problemas más importantes a los que se enfrenta el planeta hoy en día: la falta de recursos naturales. El 28 de mayo es el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra de España. Este día se nos recuerda que estamos en deuda con el planeta y que hemos abusado de el. Según el último informe elaborado por la Global Footprint Network junto con WWF “Vivir por encima de los límites de la naturaleza en Europa”, expone que: Si cada habitante en el mundo tuviera el estilo de vida del ciudadano medio español, se necesitarían al menos 2,3 planetas para satisfacer la demanda humana de recursos."


I es que el sistema lineal de nuestra economía (extracción, fabricación, utilización y eliminación) está llegando a sus límites. El planeta no puede seguir nuestro ritmo de vida. La economía circular propone un nuevo modelo de sociedad que utiliza y optimiza al máximo los recursos asegurando una eficiencia total además de nuevos empleos. Tal como vemos en la página web oficial de la economía circular: "En un contexto de escasez y fluctuación de los costes de las materias primas, la economía circular contribuye a la seguridad del suministro y a la reindustrialización del territorio nacional."


El proceso de la economía circular es el siguiente:




Actualmente la economía circular es uno de los objetivos del parlamento europeo y el Consejo Europeo. Ya en 2014, el entonces Comisario Europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, durante el 3º Fórum Internacional sobre Economía – Eficiencia de los recursos, señaló que «es necesario transformar Europa en una economía eficiente en los recursos, aunque solo la eficiencia no es suficiente. También hay que asegurarse de que una vez que hemos utilizado nuestros productos, nuestros alimentos y nuestros inmuebles, seleccionamos los materiales de estos y los usamos una y otra vez. Cada año, en Europa, se utilizan un promedio de 16 toneladas de materiales por persona para mover nuestra economía. Además, alrededor de 6 toneladas por persona se convierten en residuos. Por otra parte, casi la mitad de los residuos generados terminan en vertederos.


Los datos revelan que mucho de lo que consumimos acaba directamente en vertederos. A estas alturas ya sabemos que los verdaderos continentes de residuos son los mares y océanos. La economía circular no es una simple propuesta sino que, des de hace unos años es una necesidad. Afortunadamente, ya son muchas las empresas que han cambiado sus ciclos de producción por unos más circulares con el objetivo de salvar el planeta.

5 vistas0 comentarios